Aníbal Fernández, antisemitismo y la ‘garganta profunda´ del Washington Post

El jefe de Gabinete acusó al prestigioso diario estadounidense de pasar de ser un “icono” periodístico a defender buitres con los “bolsillos llenos de dólares». Utilizó el nombre clave del informante de Watergate comparándolo con informantes judíos a sueldo. Aníbal Fernández escribió hoy una nota de opinión en el matutino […]

El jefe de Gabinete acusó al prestigioso diario estadounidense de pasar de ser un “icono” periodístico a defender buitres con los “bolsillos llenos de dólares». Utilizó el nombre clave del informante de Watergate comparándolo con informantes judíos a sueldo.

Aníbal Fernández escribió hoy una nota de opinión en el matutino oficialista Página/12, en el que acusa al diario The Washington Post de pasar de ser un icono periodístico, con fuentes como “Garganta Profunda” en el caso Watergate, a la defensa de los “fondos buitre”.

Bajo el título: “De ’Garganta Profunda’ a los graznidos de Paul Singer”, el jefe de ministros se refirió al editorial del jueves pasado del diario estadounidense “con tono aparentemente azorado, pero con eco admonitorio, retoma la meneada cuestión del antisemitismo peronista para aplicarla, esta vez, a la defensa militante de los fondos buitre”, analizó el funcionario.

Con apenas leer su título: “La Presidenta argentina recurre a teorías conspirativas antisemitas” y el primer párrafo del editorial: (‘¿Qué tienen que ver los lobbistas en el American Israel Public Affairs Committee y el director de un think tank en Washington con Paul Singer, gerente de un hedge fund, y el fiscal argentino Alberto Nisman…‘) alcanza para saber hacia dónde van lanzados y, si me apuran, hasta para tener una idea bastante precisa sobre quién ha hecho la operación o, como les gusta a ellos llamarlo, el ‘lobby‘”, especuló Fernández.

Continuando con el «análisis de medios»,  continuó desmenuzando el pequeño editorial, con una conclusión:

si uno pone la palabra ‘antisemita‘ en el título y se pregunta sobre la relación de los actores nombrados en el párrafo (American Israel Public Affairs Committee + Paul Singer + Alberto Nisman) la primera respuesta que surge es que la relación es que son judíos”.

Convengamos en que la pregunta que se hace The Washington Post fue largamente contestada por nuestra Presidenta. No voy a volver sobre esos vínculos probados para no ser tedioso… Sólo un detalle: la información utilizada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para su análisis proviene de un artículo firmado por Jorge Elbaum, a quien supongo que The Washington Post no tratará de antisemita, salvo que crean que la DAIA nombra a antisemitas como directores ejecutivos de la institución”, ironizó el funcionario.

Continuando con su análisis, comparó la toma de deuda, el default técnico, y lo relaciono con el editorial y los «fondos buitre»: “se utilizan a los actores para exhibir un mensaje subliminal sobre que estamos en default, cosa que el mundo ha desmentido teórica y fácticamente: 1416 millones de dólares en Bonar 24 hablan a las claras de la cero importancia que le dan los inversores de todo el planeta -y las entidades bancarias que operan por ellos- a las amenazas buitres”.

Para Fernández, “el editorial es un decálogo de lugares comunes que la operación montada sobre la endeble denuncia de Nisman viene blandiendo desde el primer día (NdA: Nisman «murió» hace 100 días). Las palmas se las lleva la frase “el gobierno de la señora Kirchner ha continuado cortejando a Teherán, escrita pocos días después del acuerdo nuclear firmado por el presidente Barack Obama con la República Islámica de Irán. Si no fuera algo tan serio, parecería un chiste”, consideró el alto jerarca kirchnerista.

Por otra parte, remarcó que “el editorial parecería querer avisarles a sus lectores de dónde surge el lobby que los obliga a escribirlo. Dice: ‘El think tank del señor Dubowitz ha publicado documentos sobre las relaciones argentino-iraníes, mientras que American Israel Public Affairs Committee ha criticado el acuerdo nuclear preliminar con Irán de la administración de Obama” y, seguido, se pregunta: “¿Están confundidos?. Y a uno le dan ganas de gritarles con las manos como megáfono: Sí, están confundidos. Que ellos, que supieron ir hasta el hueso mismo de la noticia en el caso Watergate, escuchando la voz de ‘Garganta Profunda‘, hoy han elegido surfear sobre la superficie de una especie inventada, fruto de los graznidos de los cogotes desplumados de los buitres. Desplumados sí, pero con los bolsillos llenos de dólares mal habidos”, concluyó Aníbal Fernández.

15 thoughts on “Aníbal Fernández, antisemitismo y la ‘garganta profunda´ del Washington Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Iguales y Diferentes: Los espacios de la mujer en la empresa de familia.

Lun Abr 27 , 2015
Aretea Ediciones presenta el nuevo libro del Dr. Leonardo J. Glikin “Iguales y Diferentes. Los espacios de la mujer en la empresa de familia”. La obra, escrita por el Director de CAPS consultores, aborda un tema muy poco tratado en el área de RR.HH., como es el espacio, la libertad […]

[elfsight_social_media_icons id=»1″]