¿Se viene un “veranito” cambiario y de consumo?

En medio de una acuciante escasez de divisas y persistente deterioro de las finanzas públicas, las colocaciones de deuda en dólares tanto del gobierno nacional como de YPF, trajeron algo de aire fresco en los frentes externo y fiscal, según un informe del Banco Ciudad. Aprovechando un contexto externo favorable […]

En medio de una acuciante escasez de divisas y persistente deterioro de las finanzas públicas, las colocaciones de deuda en dólares tanto del gobierno nacional como de YPF, trajeron algo de aire fresco en los frentes externo y fiscal, según un informe del Banco Ciudad.

Aprovechando un contexto externo favorable para las inversiones de riesgo, en una semana en la que el dólar detuvo su tendencia a la apreciación a nivel global y reimpulsó los flujos de capitales hacia los mercados emergentes, revalorizando sus monedas y sosteniendo los precios de las materias primas, el gobierno logró colocar deuda al igual que YPF.

Si bien las tasas pagadas resultan mucho más altas que las conseguidas por otros países de la región, tanto la colocación de Bonar 2024 como la de YPF, contribuyeron a reforzar las menguadas reservas internacionales del Banco Central, las cuales treparon a USD 32.675 millones, su mayor nivel en 17 meses, sólo por la emisión del gobierno nacional, previéndose que se vean incrementadas en USD 1.500 millones adicionales, cuando se integren localmente los fondos conseguidos por YPF en el exterior.

Este refuerzo de casi USD 3.000 millones de las reservas internacionales resulta crucial para poder sostener la actual estrategia de retraso cambiario, que apunta a moderar la inflación y atenuar el proceso recesivo, a través de una recomposición de los salarios reales y en dólares. Asimismo, las mayores reservas internacionales ayudarían a consolidar la idea de que no sólo se podría llegar a las elecciones con la economía gozando de un “veranito” de consumo, sino también con cierta tranquilidad cambiaria, contando con mayores recursos para hacer frente al pago del Boden 2015, con vencimiento en octubre por USD 5.900 millones, junto con USD 1.050 millones de la Provincia de Buenos Aires.

Si bien los problemas de fondo siguen siendo los mismos y los desequilibrios crecientes, el oficialismo es consciente que en un año electoral la coyuntura manda, más allá que los problemas estructurales conlleven, seguramente después de diciembre, a encarar correcciones, ya sea de manera ordenada o desordenada.

92 thoughts on “¿Se viene un “veranito” cambiario y de consumo?

  1. Someone necessarily lend a hand to make severely articles I might state. That is the first time I frequented your web page and so far? I surprised with the research you made to create this particular publish incredible. Wonderful task!|

  2. First off I would like to say superb blog! I had a quick question that I’d like to ask if you do not mind. I was interested to find out how you center yourself and clear your mind prior to writing. I’ve had a tough time clearing my mind in getting my thoughts out. I truly do take pleasure in writing however it just seems like the first 10 to 15 minutes tend to be lost simply just trying to figure out how to begin. Any suggestions or hints? Many thanks!|

  3. Thanks for your personal marvelous posting! I certainly enjoyed reading it, you happen to be a great author.I will make sure to bookmark your blog and may come back at some point. I want to encourage yourself to continue your great job, have a nice afternoon!|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguiente nota

Aníbal Fernández, antisemitismo y la 'garganta profunda´ del Washington Post

Sáb Abr 25 , 2015
El jefe de Gabinete acusó al prestigioso diario estadounidense de pasar de ser un “icono” periodístico a defender buitres con los “bolsillos llenos de dólares”. Utilizó el nombre clave del informante de Watergate comparándolo con informantes judíos a sueldo. Aníbal Fernández escribió hoy una nota de opinión en el matutino […]

¿Se viene un “veranito” cambiario y de consumo?

tiempo de lectura: 1 min