A falta de dólares, Argentina es líder en Bitcoins en la región

A falta de dólares, Argentina es líder en Bitcoins en la región

4474
0
Compartir
Los emprendedores locales ponen al país en el puesto 12º en el mundo y líder en la región, en iniciativas relacionadas con blockchain y criptomonedas. Algunos de los proyectos de innovadores argentinos, logran aceptación en la región e inclusive fuera de ella.

El monto recaudado el año pasado en ofertas iniciales de monedas (ICO, por sus siglas en inglés) trepó hasta casi los 4.000 millones de dólares, el doble de lo acumulado en el mismo período por capitales de riesgo en iniciativas sobre blockchain, la tecnología que permite construir registros digitales inviolables para transacciones de las que intervienen múltiples partes, de acuerdo con el informe EY research: initial coin offerings (ICOs), de diciembre último.

El mencionado estudio coloca a la Argentina en el puesto número doce entre los países con más proyectos de ICO en términos de volumen. De hecho, el país alcanzó los 62 millones de dólares en iniciativas relacionadas. El ranking está encabezado por los Estados Unidos, con 1.031 millones de dólares; Rusia (310 millones), Singapur (260 millones) y China (256 millones).

No es extraño, entonces, que por primera vez en el país se haya realizado el Blockchain World Congress & Expo, en el marco de Electronics Home, el 1º de agosto pasado en Buenos Aires. Allí especialistas locales repasaron la evolución y las claves sobre criptomonedas, las aplicaciones de estas tecnologías y la visión de inversores para proyectos de blockchain.

En la ocasión, Manuel Beaudroit, CMO de Bitex afirmó: “El 2018 es un año de consolidación y desarrollo de la tecnología del bitcoin. Cada vez más instituciones lo ofrecen. Somos uno de los países más avanzados de América latina en este aspecto”. Franco Amati, cofundador de la ONG Bitcoin Argentina, sin embargo, afirmó que “sólo el 0,5 por ciento de la población argentina usa bitcoin, mientras que en Canadá lo usa el 5 por ciento de la población, y en USA, el 8 por ciento”.

Jugadores globales

RSK es una de las dos plataformas de contratos inteligentes más importantes del mundo, nada menos que junto con Ethereum. Constituida a principios de 2016, RSK reunió a dos equipos que venían trabajando hace ya varios años en Blockchain, formados por Diego Gutiérrez Zaldívar, su CEO, junto con Sergio Lerner, Rubén Altman, Adrián Eidelman y Gabriel Kurman. Con dos rondas de inversión por 4.500.000 dólares sobre sus espaldas, esperan conseguir una tercera ronda de unos 25 millones de dólares en 2018.

En RSK estamos construyendo una red de redes, en la que Bitcoin es la capa de atesoramiento de valor, en tanto que la segunda capa es la de contratos inteligentes. Tenemos un volumen transaccional que es 20 veces el de Bitcoin, con la misma infraestructura, lo que baja el costo a entre 2 y 5 centavos de dólar por transacción, convirtiéndolo en un sistema totalmente viable y escalable”, subraya Gutiérrez Zaldívar. En ese sentido, se trata de un negocio B2B, ya que quienes interactúan en la plataforma son instituciones financieras.

Pero además de una competidora de Ethereum, el ecosistema Blockchain argentino también cuenta con una empresa que forma parte de su equipo de desarrollo. Se trata de AtixLabs, la creadora de productos digitales basados en Blockchain y también en otras tecnologías fundada en marzo de 2013 por Ailín González, Agustín Ferrari, Marcio Degiovannini y Alan Verbner. Prefieren no revelar la facturación.

Hace dos años, decidimos abrir un área dedicada especialmente al desarrollo orientado a blockchains. Trabajamos en varios proyectos en estas tecnologías y somos parte del equipo de desarrollo de Ethereum. Implementamos exitosamente diferentes tipos de soluciones blockchain, que van desde el desarrollo de los protocolos hasta soluciones integrales para grandes compañías de consumo masivo, hotelería, telecomunicaciones y la industria automotriz”, sostiene Verbner.

Argentinos e innovadores

Fundada en 2013 por Sebastián Serrano y Luciana Gruszeczka, Ripio ofrece una billetera digital que permite la compraventa de bitcoins en pesos argentinos, junto con otros servicios gratuitos, como el envío de dinero entre usuarios, las recargas de celular y el pago de servicios. Con sedes en Buenos Aires, Miami y Caracas, ya cuenta con 150.000 usuarios. Además, levantó 6.000.000 de dólares en inversión, y facturó 1.000.000 de dólares el año pasado. “Nuestro modelo de negocios consiste en cobrar diferentes comisiones para la carga de saldo y la compraventa de moneda digital. Y también obtenemos ganancias del spread de ese intercambio”, explica Serrano.

Bitex es un proveedor de servicios financieros sobre la Blockchain de Bitcoin, que ofrece una plataforma para que los clientes puedan comprar y vender bitcoins las 24 horas y los siete días de la semana. Creada en enero de 2014 por Eduardo del Pino, Francisco Buero, Cristian Bruno, Tomás Rojas y Manuel Beaudroit, la empresa tiene sedes en Buenos Aires y Santiago de Chile. Ya levantó 1.200.000 dólares en capital de riesgo. “Desarrollamos y ofrecemos la custodia segura de bitcoins. Por otro lado, contamos con un procesador de pagos en bitcoins. También brindamos una solución de transferencias internacionales sobre la Blockchain de Bitcoin para el segmento B2B. En cada servicio, cobramos una comisión transaccional, pero no lo hacemos ni por la apertura de las cuentas ni por el mantenimiento”, asegura Beaudroit.

La prehistoria de Wayniloans se inicia con un modelo `peer to peer´ de préstamos, utilizando el bitcoin como medio de pago. En la actualidad, la firma creada en 2015 cuenta con dos unidades de negocios. Por un lado, los micropréstamos en redes extrabancarias. Por otro, explica Juan Salviolo, socio cofundador de la iniciativa, junto con Matías Wohlgemuth y Martin Rivas, “validamos un set de productos sobre la capa de redes que tenemos integradas para facilitar las conexiones de compañías fintech, aseguradoras y remesadoras con servicios como depósitos y débitos en efectivo, pagos y soluciones del tipo lending as a service”. Con la misión de facilitar los servicios financieros a la base de la pirámide, la compañía ya levantó 400.000 dólares de capital de riesgo, y facturó 350.000 dólares el año pasado.

Gonzalo Blousson, Federico Bond y Franco Amati fundaron la solución de firma y certificación digital Signatura en febrero de 2016, con sede en Buenos Aires. Después de levantar 450.000 dólares, obtuvieron ingresos por otros 200.000 a lo largo del año pasado, con su modelo de suscripción. “Proveemos de certeza digital para garantizar la autoría, integridad y fecha cierta de cualquier registro o documento. Nuestra plataforma web es utilizada en todo el mundo de las formas más diversas: contratos, workflows, certificaciones o diplomas académicos, y propiedad intelectual. Lo mismo sucede con nuestra API, integrándose en aplicaciones de seguros, como garantía de autenticidad”, añade.

Toda la gama de servicios Blockchain, desde infraestructura para billeteras hasta exchanges, pasando por blockchains privadas, ICO, auditorías y programación de smart contracts. Así define Pablo Yabo, uno de sus socios cofundadores, junto con Sebastián Wain y Sergio Lerner, a Coinfabrik. Creada en 2014, la empresa tiene sede en Buenos Aires, donde brinda servicios por un monto anual que prefieren no revelar. “Tenemos clientes en Canadá, China, España, los Estados Unidos, Hong Kong, la India y Noruega, pero también en la Argentina. Algunos son startups que quieren hacer un crowdfunding. Otros son emprendimientos financieros. Y además hay bancos”, asegura Yabo.

Qué es una criptomoneda

Se trata de una representación digital de valor que puede ser intercambiada digitalmente. Su principal característica es que su emisión no es controlada por ninguna entidad o gobierno, y sólo se realiza en una cantidad previamente determinada y a una velocidad también definida con anterioridad y conocida públicamente. El precio de una criptomoneda se determina por el juego entre la oferta y la demanda. Su valor depende de la confianza que los participantes tengan sobre la calidad presente y futura de sus atributos para ser ampliamente aceptada como medio de pago, depósito de valor y unidad de cuenta frente a otras alternativas similares.                                                        La validación de una transacción en este sistema se realiza mediante la resolución de un desafío criptográfico utilizando la tecnología blockchain. Blockchain es un libro de cuentas, una enorme base de datos, en la que se van apuntando todo tipo de transacciones. Todo funciona por consenso de las partes, y no se puede borrar ni modificar el pasado, ni tampoco operar fuera de las normas de la propia red. Los nodos mantienen copias constantemente actualizadas. Dentro de ellos, se encuentran los mineros, que realizan en sí las operaciones (vigiladas por los nodos en forma pasiva). Son procesadores que trabajan las 24 horas de los 365 días del año para resolver problemas informáticos a cambio de una retribución en criptomonedas.

Más allá de la popularidad explosiva de estas propuestas y del creciente nivel de madurez que exhiben las monedas virtuales, no se trata de invertir a ciegas. Sin ir más lejos, la Comisión Nacional de Valores advirtió en un comunicado de diciembre de 2017 que es una inversión especulativa de alto riesgo, con operaciones que sufren de ausencia de regulación específica, volatilidad de precios y falta de liquidez, potencial de fraude, entre otras falencias. Otro riesgo lo constituyen las amenazas informáticas: las ICOs parecen ser un imán para los hackers”, señala Ricardo Scattini, arquitecto de soluciones digitales de Practia.

Por Hernán Murúa (Prensa Económica)

 

No hay comentarios