Estilo Nazar

Cuando se habla con él es fácil ver porqué salió adelante. Un carisma todo terreno, mezclado con conocimientos de marketing, anécdotas campechanas y una aparente simpleza, típica de la gente del Interior. Comenzó con el “estilo Cardón”-lease gauchesco con estilo- en plena época menemista de exaltación de lo extranjero, logrando [...]

Cuando se habla con él es fácil ver porqué salió adelante. Un carisma todo terreno, mezclado con conocimientos de marketing, anécdotas campechanas y una aparente simpleza, típica de la gente del Interior.
Comenzó con el “estilo Cardón”-lease gauchesco con estilo- en plena época menemista de exaltación de lo extranjero, logrando convencer y triunfar. Hoy su estílo lo aplica a todos los rubros.

1º nota a Gabriel «Gabo» Nazar (Presidente-Cardón Cosas Nuestras) – 2009

Gabo
Gabriel «Gabo» Nazar

El “Gabo” es un tipo contracorriente, o mejor dicho, sigue su propia corriente. Oriundo de Ramallo, provincia de Buenos Aires, fue un emprendedor precoz, cuando ya a los 9 años comenzó con sus “empresas”, la primera de las cuales fue la compra-venta de felpudos artesanales. Luego fabricaría su propia ropa tradicional, que utilizaba para ir a la Universidad de Buenos Aires, “porque todos aquí vestían sin personalidad”, lo que lo convirtió en un personaje pintoresco, pero a la vez sumó pedidos entre los estudiantes que veían la calidad de sus atuendos.

Así fue que dejó Veterinaria y volvió a su ciudad natal para poner una talabartería en las afueras, dónde vendería sus primeros cinturones en cuero y ropa de carpincho. Corrían los años 80´ y el veinteañero ya no tenía dudas de su destino. El empresario transformaría lo criollo en estilo, y ampliaría su gama de indumentarias y accesorios de campo.

A partir de 1997 la empresa comenzó a aplicar el sistema de franquicias, lo que permitió un fuerte crecimiento en todo el territorio argentino. El grupo que consolidó incluye hoy, 110 locales en todo el país, desde el Faro del Fin del Mundo en el sur, hasta el Tren de las Nubes o las Cataratas del Iguazú en el norte. Cardón fabrica y vende ropa de cuero, marroquinería, calzado, platería criolla, ropa informal y de campo y da trabajo a más de 1.000 personas directamente, y a unos 3 mil empleados indirectos. Actualmente los negocios se han extendido a emprendimientos inmobiliarios, gastronómicos, turísticos, ganaderos y varios más, en carpeta.

Un porfiado exitóso

Si me decís que emprendedor quiere decir porfiado, está bien, soy un profesional en emprender”, dice Nazar y estalla en una carcajada. Es lo mismo que le dice a los empresarios cuando lo invitan -asiduamente- a brindar charlas sobre emprendedores Pymes.

Yo les digo que hay que seguir con la misión personal de uno, aunque mil veces te encuentres en un callejón sin salida. Mil veces me equivoqué de camino para llegar al puerto. Pero yo disfruto de mi viaje, no sólo de llegar”, afirma Nazar.

Lo cierto es que este visionario sabe de lo que habla: se fundió tres veces, y tres veces se levantó. Comenzó con la marca “Los Peludos”, el nombre del campo de su abuelo, pero fue flexible cuando le aconsejaron un nombre un poco más comercial.

La verdad es que yo sentí la necesidad de hacer lo que hice y lo que hago. Al verdadero emprendedor no lo moviliza el dinero sino algo superior. Yo fui así siempre, y eso es Cardón. En mi incipiente juventud, tenía claro cómo quería vivir y vestirme. Cuando digo que hay una manera “Cardón” de cortar el salamín, es como me gusta cortarlo a mí: al sesgo, con cuchillo filoso para que salga finito y no desgarre la grasa”, comenta entre risas Nazar.

Después del 2001: el auge del campo

Mantener una marca vinculada a lo nacional en los 90´ fue nuestro mayor desafío y nuestro mayor acierto. Se trataba de un acto contestatario, rebelde”. Después de la debacle del 2001, Nazar advirtió que surgía una nueva valoración de quiénes éramos, más realista. “No me hace feliz que los argentinos hayamos redescubierto nuestro país por la peor crisis económica, pero se dio así”
“En enero del 2002, mientras los locales estaban vacíos y la gente reclamaba en las calles, yo estaba negociando los mejores lugares para establecer mi marca”, recuerda.
Además de su visión y audacia, lo que también aumentó exponencialmente sus ventas fue el auge del turismo internacional, que por el tipo de cambio dolarizado, había dejado a nuestro país fuera de todo circuito. Los turistas evidentemente ayudaron a la marca a aumentar sus ventas. A partir de ese momento, se dedicó a construir una firma que funcionara como un conglomerado de empresas pequeñas y medianas, unidas por una misma filosofía y un objetivo en común. La marca y el «estilo Cardón» por fin se impusieron en todo el país a través de una red de comercialización compuesta por franquicias. Sus proveedores: un conjunto de licenciatarios que nucleaban a artesanos y talleres independientes.
Nazar es desde el 2007, presidente de la Asociación Argentina de Franquicias, y se define como un ferviente defensor de la asociación empresarial, “de hacer con el otro y no contra el otro o a costas de él”.
En octubre de 2003 Gabo fue elegido por el panel internacional de la Fundación Endeavor como el «Nuevo Emprendedor Endeavor Argentino«.

Cardón como estilo de vida

En 2004, comenzó a desarrollar el concepto de «Hay una manera Cardón de hacer las cosas«, que se trasluce en todos sus negocios: desde sus emprendimientos y alianzas estratégicas con empresas con las cuales comparte valores y objetivos, en los que siempre debe destacar su identidad cultural y su fuerte raigambre nacional y del campo. Este «estílo» lo comparten emprendimientos de rubros tan diversos como el gráfico (Revista Cosas Nuestras), el gastronómico (restaurante Cardón Nuestra Cocina de San isidro y El Noble Empanadas), real estate (Cardón Torre Rural de Palermo), turístico (Estancias Cardón: Estancia Smithfield, Zárate, y Estrella Federal, en Ramallo), y hasta modelos de autos: la Pick Up Chevrolet S10 Cardón.

Cardón no es sólo una marca, sino un estilo. Quizás sea el mío (se ríe) pero evidentemente es compartido. Yo siempre quise recuperar y otorgar valor a las cosas nuestras.” , explica, “No hay una sóla forma de hacer las cosas. Eso lo he probado en mi vida. Hay que tener otra lógica, que te haga preguntarte: ¿por qué no?, ahí podés entender este concepto de la empresa multirubro, que en definitiva está unida sólo por un estilo

gabo nazar1

Con la bandera adelante

Desde hace un tiempo, Nazar está trabajando para “internacionalizar”  la compañía. «Hace años, decidí dejar de exportar productos porque me parece que no tiene sentido. Quiero desarrollar Cardón en el mercado internacional, pero quiero hacerlo bien: abrir locales y dar a conocer nuestro estilo de vida«, aclara.

Igualmente ha participado en eventos de moda en todo el mundo representando a la Marca Argentina. En 2009 participó de  la New York Fashion Week, la Chicago Latino Fashion Week y la México Nextel Fashion Week. «Sin duda, fue el año más importante para Cardón en cuanto a presencia en desfiles.«, destaca Gabo.

Futuro

Nazar insiste en que seguirá adelante con hacer de Cardón un «estilo de vida«. Actualmente está desarrollando una torre de departamentos en Rosario, un barrio con playa, campo y golf en Miramar y nuevos locales. También está mudando su casa matriz a la coqueta avenida Alvear, en Recoleta, Buenos Aires. «El local va a tener más de 400 metros cuadrados. Para la temporada otoño-invierno 2010, presentaremos la colección Bicentenario (por el bicentenario de la Independencia), con un estilo muy urbano. Está claro que no podíamos quedarnos afuera de la celebración que vivirá Argentina ese año«.
Y para festejar en Argentina, nada mejor que empanadas. El empresario acaba de comprar por US$ 4 millones la fábrica de empanadas El Noble Repulgue, relanzada como El Noble. A partir de ahora el Grupo Cardón controlará la explotación de 50 locales en todo el país.
«No va a ser un emprendimiento Cardón. La idea es desarrollar este negocio localmente y en el exterior. Ya hay empresarios interesados en llevar El Noble a Brasil, Francia, España, Colombia e incluso China.”, explica.
Nunca me dejé llevar por lo que la gente dice. En los negocios y en la vida me he guiado por mi modo de ver las cosas. Estoy conforme con haber cambiado un poco la visión cultural argentina y su manera de hacer negocios”, concluye Nazar.

Gabo Nazar actualmente está casado con María Paula Iturralde y conforman además su familia cuatro hijos.

Deja un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of

Siguiente nota

Popurrí de destacados para todos los gustos

Jue May 7 , 2015