¿Cómo es el sistema de recompensas contra especuladores financieros en EE.UU.? ¿Porqué le podría interesar?

En respuesta al colapso financiero de 2008 y la subsecuente recesión, el congreso de los EEUU promulgó en 2010 la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor, entre otros objetivos, para promover la estabilidad financiera de los mercados. En la práctica, el poder legislativo consideró adecuado […]

En respuesta al colapso financiero de 2008 y la subsecuente recesión, el congreso de los EEUU promulgó en 2010 la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor, entre otros objetivos, para promover la estabilidad financiera de los mercados.

En la práctica, el poder legislativo consideró adecuado la utilización de informantes, como ya se realiza con otros peligrosos délitos, habida cuenta de la impunidad con la que se movieron los especuladores en ese momento.

Por lo tanto este instrumento fue considerado fundamental para alcanzar los objetivos de la Ley Dodd-Frank (anti fraude). El programa de protección e incentivos para los informantes de fraude de valores (Programa del Informante) es administrado por la Comisión de Bolsa y Valores de los EEUU (Comisión) a través de su Oficina del Informante.

En concreto, a los individuos que envíen información relevante que pueda ayudar a la Comisión a prevenir, detectar, y procesar violaciones de las leyes federales de valores de los EE.UU, se les ofrece la posibilidad de significativas recompensas monetarias, la protección contra represalias de sus empleadores, y la confidencialidad de sus identidades.

Eso sí: la información aportada debe conducir a una exitosa demanda judicial por parte de la Comisión que resulte en una sentencia final que imponga sanciones monetarias por más de US$ 1 millón.

El monto de la recompensa es determinado por la Comisión de acuerdo a su discreción pero podrá será menor al 10%  ni mayor al 30% de las sanciones monetarias que la Comisión pueda recaudar. Una empresa no puede ser un informante, y no es necesario que el informante sea un empleado de una empresa para reportar información sobre la misma.

La recompensa -determinada por la Comisión- se abona a través de un fondo especial llamado “Fondo de Protección al Inversor” cuyo saldo al 30 de setiembre de 2014 fue de aproximadamente US$ $438 millones. Desde el inicio del Programa del Informante en agosto de 2011 hasta el 17 de julio de 2015, la Comisión autorizó US$ 54,9 millones en recompensas.

Algunos de los actos ilegales que pueden dar lugar a una recompensa:

  • Estados contables fraudulentos
  • Fraude en la oferta de valores
  • Abuso de información privilegiada en compra-venta de valores pertenecientes a empresas estadounidenses y extranjeras que coticen en bolsas de EEUU

 Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero

Esta ley considera que es “ilícito para las empresas de los Estados Unidos y empresas extranjeras con valores registrados en EEUU, ofrecer cualquier objeto de valor (arg: “coima“) a funcionarios de gobiernos extranjeros -incluyendo funcionarios de empresas controladas por gobiernos extranjeros- con el fin de obtener negocios”. El Programa del Informante de la Ley Dodd-Frank se extiende también al reporte de violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

Desde el comienzo del Programa del Informante y hasta el 30 de setiembre de 2014, la Comisión recibió un total de 10.193 informes, de los cuales 3.620 fueron recibidos durante el año fiscal 2014, lo cual representa un incremento del 12% con respecto al año fiscal anterior.

Los tipos más comunes de actos ilegales reportados durante el año fiscal 2014 fueron:

a) Comunicación de información empresarial y estados contables (16,9%): violaciones a normas de dirección de empresas, conflictos de interés de la gerencia, violaciones en la compensación de ejecutivos, carencia de notificaciones a los accionistas sobre eventos corporativos, estados contables falsos, folletos informativos falsos sobre la empresa, y falta de presentación de informes a la Comisión.

b) Fraude en la oferta y venta de valores (16%), como por ejemplo las estafas piramidales (“Esquema de Ponzi”).

El Programa del Informante no está restringido a ciudadanos de los EEUU. Individuos extranjeros viviendo fuera de los EEUU pueden enviar informes a la Comisión y tener derecho a recibir una recompensa. Al respecto, el 22 de setiembre de 2014, la Comisión recompensó con más de US$ 30 millones a un individuo residente en un país extranjero, que aportó información original sobre un fraude que se estaba desarrollando. Esta es la mayor recompensa que la Comisión haya dado.

 Sólo en el año fiscal 2014, la Comisión recibió reportes de violaciones de las leyes federales de valores de los Estados Unidos de 448 individuos residentes de 60 países extranjeros:

Reino Unido (15,6%), India (15,4%), Canadá (12,9%), China (7,1%), Australia (6,5%) y Argentina (3,1%).

En el caso de América Latina, Argentina representa el mayor porcentaje de individuos reportando quejas desde que el Programa comenzó (28,6%), seguido de México (18,2%), y Brasil (16,9%).

Los violadores de las leyes federales de valores de los EEUU rara vez actúan aislada y desapercibidamente.

Las acciones tomadas en conexión con la jornalización de asientos contables falsos o la distribución de folletos de oferta de valores con información falsa para facilitar una estafa piramidal, son acciones que probablemente hayan sido observadas por personas que no están involucradas en el fraude.

La experiencia reciente del programa en términos del creciente número de denuncias presentadas por los informantes ante la Comisión y las exitosas demandas judiciales derivadas de las mismas, sugiere que el Programa del Informante de la Ley Dodd-Frank es un instrumento importante para combatir el fraude valores en los Estados Unidos.

Por Eduardo Singerman | Director de Litigios en el departamento de Global Forensics de BDO USA.

Siguiente nota

Generación Y impulsa la manera de acceder a medios

Sáb Nov 14 , 2015
Por Andrés Barrios, fundador de Nubleer. La generación Y, jóvenes entre 25 y 35 años, ha impulsado importantes cambios a nivel cultural en América Latina como en el mundo. Son jóvenes reconocidos por su talento y espontaneidad. No le temen al desafío, son creativos; aseguran que en las librerías no […]