Ser emprendora en la Argentina de hoy

Ser emprendora en la Argentina de hoy

86506
0
Compartir
María Alejandra Rey Gay
Un emprendedor es una persona que crea una solución donde antes no había nada… y lo convierte en un negocio.

En la actualidad hay muchísimas personas con habilidades, pero con dificultades para convertirlas en un negocio. Y ahí empiezan las excusas: ¿cómo voy a hacer en esta economía?, ¿cómo puedo vender mi producto o servicio? O en caso de que ya tengan un negocio: ¿cómo puedo aumentar mis ventas?

Debemos comprender que el mundo está cambiando nuestra manera de consumir, nuestra forma de comprar, nuestra manera de consultar y averiguar. Si sentís que una técnica de ventas que usabas hace años, dejó de dar los resultados que te daban, probá otras técnicas. Lo que no podes hacer es bajar los brazos.

Un grave error es pretender resultados distintos se hacemos siempre lo mismo.

Hay una frase que leí hace un tiempo que me encanta: “No hay que desanimarse. A veces, cuando sentís que te estás hundiendo, la única solución es cavar lo más profundo posible, salir por el otro lado y no volver atrás por donde te enterraste”. Hay que buscar nuevos caminos, buscar nuevas técnicas. Hoy puedo decir que no hay nada como la persistencia, el no rendirse, el no desanimarse y aprender de los errores. Si algo ya no funciona más, buscar otra alternativa.

E-Commerce

El e-commerce. Cada vez son más las personas que compran por Internet. Buenas fotos, buenos textos, buenos sistemas de envíos, credibilidad… y ¡listo!

Dependiendo del tipo de producto o servicio que vendas, hay diferentes técnicas que podés utilizar. Debemos comprender que las ventas son 100% emocionales, y gran parte de nuestro éxito en las ventas va a ser nuestra habilidad para empatizar con nuestro potencial consumidor y sus necesidades. Brindar soluciones y, lo más importarte, generar confianza. No es lo mismo vender en un local que vender por internet, ya que en un local “pago y me lo llevo” pero por internet debo “confiar” en que el producto es lo que dice la publicación y que luego me lo van a entregar. Entonces, todos los recursos que usemos para generar confianza, son fundamentales.

Desde ya que son abismales las diferencias y costos entre vender por internet y montar y mantener un local. De hecho, cada vez son más las grandes empresas que están virando sus puntos de venta locales a plataformas de e-commerce. No es una mala idea comenzar a incursionar por este nuevo mundo virtual y analizar todas las ventajas que nos ofrece.

No se trata de un “todo o nada”. Los cambios deben ser medidos. Soy una fiel defensora del concepto de que hay que dar pasos cortos pero firmes.

La venta por internet maneja un lenguaje y códigos muy distintos a la venta directa pero  debemos saber que hay estudios que afirman  que este tipo de prácticas, hoy en día, abarcan casi el 40% de las ventas totales a nivel mundial. Cada vez son más las personas que migran a este tipo de plataformas y esto abre el juego a otras particularidades, ya que una de las claves, es aprender a sobresalir. Estamos a un clic de distancia de nuestra competencia.

Redes sociales

Un gran aliado son las redes sociales. Hoy en día la gente busca, recomienda, comenta y consulta mucho a través de las redes sociales. Por este motivo es un punto que de ninguna manera debemos descuidar.

Brindar contenidos de calidad, de interés, para mi público específico es fundamental. Aceitar la técnica de “vender sin vender”, brindar servicios y datos de interés para nuestro público específico.

Por ejemplo: si vendes flores podés ir subiendo a tus redes fechas especiales con frases (ayuda maridos con poca creatividad) para regalar flores (recordá siempre que el humor vende. En este mundo lleno de corridas, stress y locura, quien nos saca una sonrisa y nos da una solución, tiene una gran ventaja). Si vendés pintura podés subir artículos con los colores de moda. Si vendés maquillaje, técnicas de maquillaje para disimular imperfecciones. Si vendés eventos, tips de cómo hacer que los niños participen en el armado de la fiesta.

María Alejandra Rey Gay es la creadora de ChikiSpa, un nuevo concepto para fiestas de niñas.

Público activo y valor agregado

Este tipo de técnicas de “vender sin vender” generan un público activo, interesado en nuestros contenidos, que seguramente, cuando llegue el momento de regalar flores, comprar maquillaje o hacer una fiesta, seguramente te va a comprar a vos. Esto se llama generar empatía, confianza, una red de personas que van a compartir nuestros contenidos y, eventualmente, van a ser nuestros aliados de ventas.

Ahora bien, si aparte de todo eso, cuando quiero comprar las flores puedo coordinar con absoluta “simplicidad” los medios de pago, la dirección y horario de entrega, etc., podemos estar seguros que vamos a marcar la diferencia con otros vendedores que sólo aceptan pagos en efectivo o no hacen envíos. La magia del valor agregado. Hoy la gente busca practicidad, no tiene tiempo, y quiere todo ya.

Si competimos solo por precio, estamos condenando nuestro negocio al fracaso porque siempre va a haber alguien dispuesto a bajar más el precio que nosotros. Entonces, ¿qué hacer? Valor agregado, innovación, redes sociales, vender sin vender.

El mundo está cambiando, y si nosotros no nos adaptamos al cambio, vamos a perder oportunidades.

Aprovechar los tiempos ociosos

Otra técnica que recomiendo, es analizar los tiempos ociosos de nuestra actividad para buscar maneras de optimizar esos tiempos. Por ejemplo, conozco el caso de un emprendedor que tiene un restaurante en una zona céntrica, por lo tanto, su fuerte son los mediodías (para gente de oficinas) y los días de semana. Los fines de semana prácticamente no trabajaba. Es decir, tenía toda esa estructura parada.

Entonces analizó cuáles eran sus activos: el “espacio físico” y “el conocimiento”. Comenzó entonces a dar cursos de cocina los fines de semana. Conclusión: la escuela creció tanto que tuvieron que abrir una estructura en otro lugar, y hoy es una de sus entradas más importantes. Y todo comenzó con una idea brillante, a partir de un tiempo, conocimiento y espacio desaprovechado….

Mi experiencia

Algo parecido hice yo con ChikiSpa, mi servicio de animación a domicilio para niñas. Me di cuenta que yo podía manejar hasta cierta estructura (sin “morir en el intento”), pero mi sueño era crecer más, llegar a diferentes puntos del país. Entonces comencé a pensar en un formato de franquicias. Trabajé casi 6 meses con una consultora y establecimos los manuales operativos de la marca. Hoy ya tenemos 5 franquicias otorgadas en distintos puntos del país, incluyendo Tucumán, San Juan, Chaco, Zona Norte de Buenos Aires, La Plata y nosotros en Capital Federal, y tenemos proyectado seguir creciendo. Nada mal para alguien que “simplemente” hace fiestas infantiles y que empezó su proyecto casi sin recursos, pero con muchas ganas de cumplir un sueño.

En ChikiSpa las niñas pueden jugar a ser grandes.
Yo creo que si uno ama su proyecto, no importa cuál sea, siempre lo puede llevar a otro nivel. Todo depende de uno y de las ganas. Al margen de conocer las tendencias del mercado, y las necesidades de nuestro público objetivo.

Generar sublíneas de negocio

Otro de los activos que yo tenía, era “información”, “conocimientos”, “experiencia”… por haber creado ChikiSpa y hacerlo crecer de maneras poco tradicionales para este tipo de actividad, por eso, decidí comenzar a dar cursos para emprendedoras en diferentes puntos del país. Ayudando a emprendedoras de eventos a montar sus propios negocios o a mejorar, en caso de que ya los tengan armados. Este proyecto comenzó el año pasado, y ya estuvimos en varias provincias convocando emprendedoras, brindando cursos de Gestión de Negocio y Animación & Decoración.

Así, de una marca, ChikiSpa, surgieron los subproductos y activos: eventos, franquicias, cursos para Emprendedoras y ya estamos gestando nuevos subproductos para el próximo año. Siempre teniendo en cuenta el espíritu de la marca y nuestro público especifico.

Creo que es muy interesante poder generar diferentes sublíneas de negocio, para tiempos de crisis y así poder afrontar las dificultades que se puedan presentar. Lo importante es asegurarnos dinero en nuestra caja de ahorro ya que la solvencia colabora con la persistencia.

El que no quiere busca excusas, pero el que realmente quiere encuentra los medios. El miedo y la adrenalina son condimentos que nunca van a faltar pero no hay nada más lindo que ver como se cumplen todos tus sueños, uno a uno…

ChikiSpa, una idea simple que crece

Mi emprendimiento es un servicio de animación y entretenimiento para niñas, que se ofrece a domicilio o en salones, ocupándose hasta del último detalle, desde la ambientación del lugar hasta los souvenirs. Busco que las niñas puedan sentirse grandes por un rato: cuidar su piel, hacerse las uñas, cuidar el cabello y relajarse.

ChikiSpa nació en 2013 y, a la fecha, es uno de los servicios de animaciones más buscados y que mejor funciona. Logró diferenciarse desde un principio de la competencia e imponerse en el mercado con detalles de calidad, tanto en la estética del servicio, como en materia de diseño y comunicación.

Alejandra Rey Gay, creadora de ChikiSpa.

www.chikispa.com.ar

No hay comentarios