Compartir

 

Los bonos del gobierno nacional, las provincias y las corporaciones argentinas, captaron un firme interés de parte los inversores que se tradujo en un récord de emisiones por casi US$ 30.000 millones en el 1º semestre de 2016.  En muchos casos hubo sobre suscripciones, por lo que hay espacio para nuevas emisiones en lo que resta del año.  Las tasas pagadas fueron en descenso.

Opinan: Horacio Aguilar, Adrián Scoscería y Manuel Solanet (h)

Después de años de ostracismo, Argentina tuvo un regreso triunfal a los mercados de capitales.  La nueva impronta de un gobierno pro mercado y el arreglo con los holdouts prepararon el terreno para suscitar el interés de los inversores.  Así sumaron casi 30.000 millones de dólares las emisiones del gobierno nacional, las provincias y las corporaciones argentinas solamente en el primer semestre.  La cifra será sin duda menor en la segunda mitad del año, sobre todo porque la gran emisión soberana ya ocurrió, pero la actividad seguirá con emisiones provinciales y corporativas.  Mientras, ya hay empresas que preparan aperturas de capital en Bolsa e inversores que miran compañías argentinas, lo que redundará en futuras fusiones y adquisiciones.  Otros proyectos de inversión que estaban encajonados a la espera de tiempos mejores, comienzan a ser desempolvados y algunos estarán en funcionamiento el año que viene. Igualmente, el gobierno todavía tiene asignaturas pendientes en cuanto a la consolidación de una macroeconomía más ordenada.

Horacio Aguilar
Horacio Aguilar

Horacio Aguilar, director ejecutivo de Investment Banking de Puente, coincide con esta visión:  “La primera etapa de esta apertura al mercado de capitales ha sido muy exitosa. Venimos de un periodo de una actividad muy baja en cuanto a emisiones de deuda argentina, ya sea soberana, subsoberana.  Y las pocas que hubo fue con costos muy altos por arriba del 10 o el 11%.  Con el cambio de gobierno y especialmente desde el arreglo con los holdouts el panorama ha sido completamente diferente.  En la primera mitad del año hemos tenido más de quince transacciones, entre emisores soberanos, subsoberanos y corporativos, por montos relevantes y con tasas cada vez más interesantes”.

La Secuencia

Todo comenzó a principios de año, cuando YPF salió a colocar deuda entre 8 y 9 por ciento. Después se vio al gobierno nacional –luego del arreglo con los holdouts- saliendo al 10,5% a 10 años de plazo.  “Hoy empezamos a ver emisiones provinciales a tasas cada vez más competitivas, a la vez que emisiones corporativas también.  Ha habido emisiones de 150 a 650  millones de dólares, a tasas entre 8 y 9%, son tasas que Argentina no podía tener en los últimos años, pero que aun tienen espacio para bajar más”, opina Aguilar.

Adrián Scoscería, Investment Banking Cluster Head del Citi, por su parte, califica como un verdadero “hito” el regreso de la Argentina a los mercados de capitales. Considera que las condiciones obtenidas fueron razonables y la oportunidad de las emisiones fue la correcta.

“Los inversores mostraron mucho interés, lo cual se refleja en las varias veces que se sobresuscribió el bono de holdouts, en el que Citi participó. Tambien es notable que el país haya colocado deuda a 30 años a tasas menores al 8% con una sobresuscripción que superó 6 veces lo tomado en el tramo a 30 años” – Adrián ScosceríaInvestment Banking Cluster Head del Citi

     Si bien la tasa pagada por Argentina ha bajado mucho, todavía podría bajar bastante más en comparación con el costo del dinero en la región.  Como apunta Aguilar, “Uruguay se financia a diez años entre el 3 y el 4%, Paraguay lo hace a diez años entre el 4 y el 5%, Bolivia a tasas  parecidas.  Chile ni que hablar, a niveles mucho más atractivos todavía”.  Pero para obtener tasas mejores, Argentina todavía tiene el desafío de elevar el rating crediticio del país y esto va a llevar un poco más de tiempo.  El rating de Argentina hoy en día es comparable con países africanos y para mejorarlo tiene que haber cambios estructurales, bajar el déficit fiscal y otros temas macroeconómicos, que se resolverán gradualmente”, opina el ejecutivo de Puente.

Colocaciones Exitósas

No cabe duda que un ingrediente fundamental en esta buena dinámica de las emisiones argentinas ha sido el fuerte interés demostrado por los inversores.  “A la mayoría de las emisiones le ha ido muy bien –observa Aguilar-, con buen nivel de demanda y con libros de órdenes muchas veces sobre suscriptos.  Ello permite el optimismo en cuanto a las nuevas emisiones, porque todavía se nota un interés grande en el mercado.  Pasado agosto, donde la actividad merma por las vacaciones en Estados Unidos y en Europa, podemos esperar que continuarán las nueva operaciones”.

También Adrián Scosceria entiende que seguirá habiendo colocaciones exitosas, agregando consideraciones que hacen a la coyuntura de los mercados internacionales. “Si bien en un primero momento, debido al BREXIT se pensó que el mercado podría complicarse, el fortalecimiento del dólar provocado por la transferencia de capitales hacia Estados Unidos diluye un poco las expectativas de suba de la tasa de interés internacional”. Sobre la base de esa realidad, el ejecutivo cree que es dable pensar que las emisiones para los mercados emergentes y para la Argentina en particular seguirán gozando de buena salud. “De hecho, muy probablemente observemos una participación creciente de las provincias en las próximas colocaciones. Citi ha participado en los bonos de las provincias de Buenos Aires, Mendoza y Salta y próximamente Santa Fé y Entre Ríos”.

 La Hora de los Corporativos

   La secuencia del regreso a los mercados fue en primer término la salida del Estado Nacional, después fue el turno de los gobiernos provinciales, y a continuación comenzaron los bonos corporativos. “Hasta el mes de mayo tuvimos bonos soberanos y subsoberanos y de ahí en adelante hubo mucha actividad corporativa, con emisiones de empresas tales como Banco Hipotecario, Arcor, Galicia, Irsa, Petrobras en el término de un mes y medio”, refiere Aguilar.

A su vez, Scoscería califica como “muy promisorio” el  movimiento en bonos que ya se está dando en el sector privado. “Nosotros participamos en las emisiones de bonos de Petrobras e IRSA con resultados favorables”. Destaca por otra parte el suceso de Pampa Energía, al comprar los activos de Petrobras en la Argentina: “Un hecho categórico: es la primera vez en años que un grupo local recupera un activo que pertenecía a un grupo extranjero”.

El 14 de julio pasado, en particular, fue un día memorable en esta materia: tres compañías argentinas emitieron deuda por un total de 1.000 millones de dólares en un solo día: Petrobras Argentina, Clisa y el Grupo Financiero Galicia.

       Petrobras, lanzó un bono a siete años por 500 millones de dólares con una tasa de 7,5%. La sobre demanda de los inversores le permitió a la compañía reducir la tasa, ya que se recibieron ofertas por hasta 2.000 millones de dólares. Algo muy similar había ocurrido 24 horas antes con la salida de Arcor. La operación estuvo a cargo de Citi y Deutsche.

        Por su parte, Clisa –perteneciente al grupo Roggio– recaudó 200 millones de dólares, 50 millones menos que lo previsto, con un bono a siete años de plazo y una tasa de 9.75%. Los bancos intervinientes fueron el  Santander y BCP.

El Galicia, en tanto, lanzó un bono a diez años por 250 millones de dólares y una tasa de 8.25%. Actuaron como organizadores el J.P. Morgan y el Deutsche Bank, refiriéndose que la tasa obtenida fue mejor que la esperada. Y esto fue porque la demanda fue excelente: se recibieron ofertas por unos 1.300 millones de dólares, más de cinco veces el monto de la colocación.

capital-markets

Provincias con viento a Favor

Antes de terminar el mes, se destacó una operación en la que la provincia de Chubut logró financiamiento por  650 millones de dólares, por medio de un bono a diez años. La tasa de interés fue del 7,75%inferior al más del 8% estimado en la previa a la licitación por la gran cantidad de ofertas que recibió esta propuesta, que representó dos veces más del monto original emitido. Puente se encargó de la colocación de estos papeles. Este interés es considerado favorable respecto al que pagaron otras provincias, lo cual es explicable, ya que se trata de un distrito que tiene el respaldo de los ingresos por la producción de petróleo.

Antes de Chubut, ya se han lanzado al mercado de capitales otras provincias, como Salta, Mendoza,Buenos Aires Córdoba, entre otras.

Por ejemplo, Salta colocó u$s 350 millones 7 años a un interés de 9,25%, o Mendoza ubicó el 12 de mayo pasado unos u$s 500 millones a 8 años 8,625 por ciento.

Incluso Buenos Aires emitió un bono a 10 años por u$s 500 millones a 7,875%.

En el caso de Córdoba, la tasa conseguida fue mejor a la de Chubut, aunque a mitad de plazo (5 años), al lograr 7,125% por u$s 725 millones.

  •  PROYECTOS DE INVERSIÓN

Uno de los grandes obstáculos para la concreción de inversiones importantes en los últimos años era la falta de financiamiento a tasas competitivas.  A partir de que tanto provincias como compañías comenzaron a salir al mercado a tasas del 7 al 9%, algunos proyectos que estaban guardados comenzaron a tener mayor viabilidad económica.

Manuel Solanet (h), director de Infupa
Manuel Solanet (h), director de Infupa

De todos modos en esta materia no rige la inmediatez.  “Una inversión necesita de un plazo extenso para su concreción”, afirma Manuel Solanet (h), director de Infupa. “Dependiendo del tipo de inversión se requiere realizar un sinfín de tareas previas, que pueden incluir la evaluación financiera, el desarrollo de ingeniería, el contacto con proveedores de maquinaria, su contratación, la obra civil necesaria, la búsqueda y aprobación de la financiación, entre otras”.

Todas estas tareas requieren no menos de seis meses, aclara el directivo.  Por eso,

las inauguraciones que serán noticia dentro de seis meses a un año, serán fruto de las decisiones que se están tomando hoy en día. En las empresas locales ya se está trabajando fuertemente con ese objetivo y muchos inversores del exterior nos visitan con el propósito de hacer negocios en el país”.

Con respecto a las industrias que recibirán el mayor flujo de dinero, Solanet considera que serán “aquellas donde Argentina tiene mayores ventajas competitivas: la agroindustria ese una de ellas y ya ha habido anuncios en ese sentido.  La minería también figurará en los primeros lugares, así como las energías renovablesEntre los `no transables´, cabe mencionar a la construcción”.

Otras inversiones que no generan tanta repercusión, serán muy importantes, como son las del campo“La campaña que se está iniciando incluye mayor superficie sembrada y más intenso uso de fertilizantes.  Con la llegada de la próxima cosecha gruesa se verá como eliminar impuestos y trabas libera al productor para generar riqueza para el país”, afirma Solanet.

  • QUÉ SE HIZO Y QUÉ FALTA

Si bien la orientación dada por el actual gobierno a la gestión dio un vuelco de enorme importancia para la consideración de los mercados, lo cierto es que todavía falta un trecho largo para lograr la confianza necesaria, tanto en el plano de la macroeconomía como de la política.

Al respecto Scaserra opina que “se hizo mucho en lo que va del año, sobre todo en cuanto a la solución para ell mercado cambiario y arreglo con los holdouts, así como en recuperación de credibilidad y confianza. Faltaría, no obstante, atenuar la inflación y dar una señal en el tiempo de mayor organización fiscal; si estas premisas se cumplen, estamos convencidos de que se abrirán oportunidades. Desde ya, también hay que trabajar en las reformas estructurales y de infraestructura que son las verdaderas hacedoras de competitividad de los países, pero este es un objetivo más a largo plazo. Lo importante, en nuestra opinión, es que el gobierno tiene el diagnóstico correcto en este sentido y lo cuenta entre sus planes, como es el caso del Plan Belgrano, las reformas impositivas propuestas o las iniciativas de coparticipación fiscal”.

Inclusive en el Citi ya están asesorando en proyectos de inversión:

Tenemos en vista proyectos importantes, especialmente en infraestructura y energía. Hay también otros en consideración en los sectores financiero y químico, pero como no están aún formalizados o anunciados, preferimos ser cautos en detalles”.

  • SALIDAS A BOLSA

En lo que se refiere a acciones, al igual que ocurrió con la deuda, no hubo durante seis  años,   ofertas iniciales puramente locales.  “También en este mercado hubo novedades este año –recuerda Aguilar-  con la oferta inicial de Havanna, en la que intervino Puente.  Se realizó con mucho éxito, lo que demostró que existe interés por el lado de los inversores. Normalmente, cuando el inversor se siente cómodo con un riesgo país, primero se posiciona en deuda y luego va a renta variable, fundamentalmente en acciones. Y esto es lo que estamos viendo”.

Al mismo tiempo por el lado de los emisores, al ver que a Havanna le ha ido muy bien con su salida a Bolsa, algunos que tenían idea de hacer lo mismo se entusiasman con llevarlo a cabo”.

PRENSA ECONÓMICA COPYRIGHT 2016.

El contenido de esta nota es propiedad de Editorial Amalgama y la revista Prensa Económica. Su reproducción está permitida, mencionando la fuente.

 

No hay comentarios