Compartir

El Gobierno dió ayer el primer paso para una fuerte suba en las boletas de la luz al publicar  los nuevos precios mayoristas de la electricidad. Sólo falta definir cómo se trasladará ese aumento a las facturas de los usuarios desde el lunes 1 de febrero.

El Gobierno nacional puso en marcha la quita de subsidios en las boletas de la luz, que será aplicable desde el próximo lunes. La medida -que lleva una década de atraso- llevará a que la mayoría de los porteños y bonaerenses tengan que abonar -como mínimo- el doble o triple de lo que venían pagando hasta ahora por su suministro eléctrico.
Los nuevos valores de referencia también se extenderán al interior del país. Allí también habrá incrementos, aunque en proporción quizás sean inferiores a los de Buenos Aires.

El Ministerio de Energía difundió ayer los nuevos precios mayoristas para la electricidad. Las subas corresponden únicamente a la parte de “cargo variable”, de las facturas, es decir al consumo. Y son diferentes según se trate de industrias, comercios y hogares, o beneficiarios de ayudas sociales.

Algunos expertos estiman que la medida elevará 1 punto la inflación de Febrero, aunque el Estado aún financiará el 60% del costo.

Pero falta conocer el “valor de distribución”, que es el margen que cobran las empresas para llevar la luz a sus clientes.               Hoy, una factura de luz de Buenos Aires y el conurbano está compuesta, aproximadamente, 60% por el consumo eléctrico, y 40% por impuestos y ese valor de distribución, que es el ingreso de las empresas, como Edesur y Edenor en Buenos Aires.       Está previsto que entre mañana y el lunes se difunda el nuevo cuadro tarifario, con las tarifas claras. Lo debe publicar el ente regulador (Enre) para que lo apliquen las compañías desde el 1 de febrero.

Los cambios afectarán a todos los consumidores. Aunque los sectores carenciados recibirán luz “gratis” para cubrir sus necesidades, la boleta que les llegará será distinta y también deberán abonar un adicional si se exceden de las prestación sin cargo.

El grueso de la clase media pasará por incrementos. “Una factura bimestral de $ 80 solo por la parte de luz pasará a dos mensuales de $ 125 cada una ($ 250 en total), sin incluir el valor de distribución”, estima el experto Gerardo Rabinovich, en base a cálculos de los costos actuales. La suba del 200% en el costo eléctrico podría terminar en 300% para el consumidor final una vez que se incluya los márgenes para las distribuidoras.

La resolución es bastante razonable, reduce los subsidios y establece distintos tipos de consumidor en forma inteligente”, puntualiza.
Para las empresas e industriales (categoría en la que también pueden ingresar “shoppings” u otros grandes consumidores de luz), el megavatio de referencia puede llegar a $ 773. Expertos del sector calculan que venían pagando $ 320 por ese indicador.

Como todas las distribuidoras pagarán mayor precio por la electricidad, es probable que las firmas del interior tengan que subir las tarifas, porque se cortará buena parte del subsidio estatal. Pero estas compañías (como Epec o Epe) ya tienen valores de distribución más altos que los de Buenos Aires.

Estos importes comprenden desde febrero hasta abril, cuando habrá una nueva revisión, que puede establecer aún mayores costos.

Aunque la medida es impopular, representará menor gasto público. El costo de generar un kilovatio fue, en octubre, de $ 525. Pero el Estado lo cobraba, a través de las empresas, a $ 88. Es decir que perdía, porque vendía mucho más barato de lo que le costaba. Eso generó subsidios de hasta $ 145.000 millones en 2015. Desde ayer, esa suma millonaria comenzará a bajar.

Requisitos para mantener (o pedir) la tarifa social:

• Ser jubilado o pensionado por un monto equivalente a dos veces el haber mínimo nacional.

• Personas con empleo en relación de dependencia, que perciben una remuneración bruta menor o igual a 2 Salarios Mínimos Vital y Móvil (SMVM).

• Ser titular de programas sociales.

• Estar inscripto en el Régimen de Monotributo Social.

• Estar incorporado en el Régimen Especial de Seguridad Social para empleados del Servicio Doméstico (artículo 21 de la Ley N° 25.239).

• Estar percibiendo el seguro de desempleo.

• Contar con certificado de discapacidad.

Y estos son los criterios de exclusión del beneficio:

• Cruce por padrón de fallecidos.

• Registro de propiedad Inmueble —quedará excluido cuando sea titular de más de uno.

• Padrón de Automotores —quedarán excluidos aquellos cuyos modelos tengan hasta 15 años de antigüedad.

• Embarcaciones de lujo —quedarán excluidos quienes posean aeronaves o embarcaciones de lujo.

 

No hay comentarios