América Latina: infraestructura adecuada conectará economías de la región

América Latina: infraestructura adecuada conectará economías de la región

394
0
Compartir

Eduardo Leite destaca la necesidad de inversión en puertos de alta calidad, tecnología modernizada, carreteras y aeropuertos en la región.

eduardo leite
Eduardo Leite

Por Eduardo Leite, presidente del Comité Ejecutivo de Baker & McKenzie, y presidente del Foro Económico Mundial América Latina 2015.

Mientras que la economía colectiva de la región parece estar enfriándose después de dos décadas de fuerte crecimiento económico y la inversión directa extranjera, sigue habiendo un gran interés en todo el mundo en hacer negocios con y en América Latina.

La mejora de la estabilidad de la región y la promesa de crecimiento y nuevos mercados, consumidores y talento continúan capturarando la atención de los inversores de los sectores público y privado de todo el mundo.

Con los nuevos acuerdos comerciales como la Alianza del Pacífico sembrando nuevas oportunidades a través de una amplia gama de industrias, el potencial de mediano y largo plazo de América Latina sólo puede seguir creciendo.

Sin embargo, hay una gran cantidad de trabajo por hacer en muchas áreas. Y con el fin de realizar esta aspiración de crecimiento sostenible, la infraestructura adecuada debe estar en su lugar para conectar las economías de la región con las oportunidades disponibles para ellos.

La fuente de las perspectivas de crecimiento de América Latina han variado de país a país, que van desde reformas clave de la industria para el desarrollo de recursos naturales, pero el estado actual de la infraestructura para la región sólo permite para el éxito a corto plazo cuando el objetivo debe ser la prosperidad económica a largo plazo.

Muchos países de América Latina han hecho progresos considerables en la mejora y modernización de su infraestructura. Sin embargo en su conjunto, la región aún por detrás de muchas otras partes del mundo cuando se trata de los niveles de inversión en las áreas clave, incluyendo el saneamiento, telecomunicaciones, transporte y energía.

Para cerrar su brecha de infraestrcutura, la región tendrá que aumentar sus niveles de inversión del 3.2 por ciento de su PIB actual, a un mínimo de 5 por ciento. Lo que está en juego es nada menos que  la competitividad a largo plazo de la región.

El mercado actual está impulsado por la innovación y el ritmo de los negocios nunca ha sido más rápido. Como nuevos productos y servicios siguen apareciendo, el elemento de acceso a los consumidores determinará dónde empresas de nueva creación y empresas por igual deciden invertir sus recursos. Si América Latina todavía está alcanzando en proporcionar infraestructura adecuada basada en puertos de alta calidad, tecnología modernizada, carreteras asfaltadas y pistas de aeropuertos, lo más probable es que la región pierda las oportunidades que ayudarán a alimentar está sostenido crecimiento.

Líderes de toda América Latina – en el sector público y privado, la academia y las comunidades – deben estar dispuestos a desafiar las perspectivas existentes y el marco regulatorio que afectan actualmente la inversión de la región en infraestructura.

La expansión de la infraestructura sigue siendo reconocida como un factor crítico para el éxito económico, tanto a nivel local y nacional, y como los últimos acuerdos comerciales de la región han demostrado, esta parte del mundo se está moviendo hacia un mercado más integrado. Para construir los puentes metafóricos y literales que conectarán las economías de la región y sentar las bases para el crecimiento a largo plazo, un compromiso regional se debe hacer ahora, para garantizar la infraestructura necesaria y que esté en su lugar y lista para apoyar ese crecimiento.

Fuente: Inversor LatAm

No hay comentarios