Ahora la ropa es inteligente

Ahora la ropa es inteligente

254
0
Compartir

La tecnología está en todo, hasta en nuestra indumentaria. Lo que empezaron siendo gadgets para deportistas o geeks, se están trasladando a la industria textil masiva y a las prendas casuales de uso diario bajo el concepto de la interacción permanente.

ri3

 

La tecnología se está deslizando lentamente en nuestros gurdarropas. Y por detrás de este fenómeno incipiente existe una guerra entre las marcas tecnológicas sobre quiénes serán los jugadores fuertes de este mercado. “La tecnología vestible debería estar hoy en todos lados, porque no se están resolviendo problemas reales ni integrados con nuestro estilo de vida”, afirmó recientemente el CEO de Intel, Brian Krzanich, para darnos una idea de por dónde vendrá el futuro.
Todo comenzó con la colocación de gadgets inteligentes en el deporte profesional por la necesidad de mejorar el rendimiento. Así se empezaron a utilizar sensores para medir los datos del cuerpo bajo presión, ropa antitranspirante, o zapatillas inteligentes, Pronto el negocio se amplió al público, con el furor del deporte amateur. Así remeras que absorben rayos UV, camperas que producen calor, antiparras con GPS, zapatillas inteligentes, entraron en el menú de cualquier aficionado. Actualmente la oferta incluye pantalones con controles de MP3, relojes que controlan la salud, o guantes para pantallas táctiles. Actualmente casi cualquier prenda es capaz de intercambiar información digital. Pero estamos hablando sólo del comienzo.
La ropa inteligente, o tecnología de vestir (wearable technologies en inglés) como se conoce a esta tendencia, es la meta más ambiciosa que tiene la industria tecnológico junto a las grandes marcas de indumentaria en la actualidad. El objetivo es llevar la movilidad tecnológica que brindaron los smartphones al mundo de las prendas.
La moda tecnológica integra dispositivos, intercambia información y ofrece funciones que se adaptan perfectamente al mundo digital en el que vivimos.

Es la Utilidad!

El nuevo concepto que definirá la ropa del futuro será “para qué sirve”. Y no es que el estilo se vaya a perder, sino que se subordinará a los usos prácticos que tenga la prenda. La ropa brindará distintas utilidades como salud, comunicación, seguridad, etc.
En esta etapa experimental, muchos de los inventos son llevados a cabo por pequeñas empresas o desarrolladores, cuyos modelos luego compran las gigantes tecnológicas. Por ejemplo, en el caso de la comunicación, el saco Ping, fue diseñado por ElectricFoxy, y permite comunicarse a través de gestos como abrochar un botón o cerrar un cierre. Incluso, al mejor estilo Agente 86, es capaz de conectarse a Facebook en cualquier lugar, simplemente poniéndose la capucha.
La SALUD será una de las ramas más fuertes de esta nueva industria. Un ejemplo es la empresa Self Devices, que está haciendo pruebas del producto Mimo, enterito de tela orgánica que monitorea signos del bebé para prevenir la llamada “muerte súbita”. En cuanto detecta alguna anomalía envía un alerta a los padres vía wi-fi. Otra de salud para las mujeres: First Warning Systems se encuentra testeando un corpiño con diseño anatómico que, a través de un sistema de pantallas, hace un escaneo sobre la mama para poder detectar o alertar signos de cáncer. Se estima que a fines de 2015 estará a la venta en Estados Unidos.
Las empresas han encontrado que el accesorio más eficaz y práctico para controlar la salud son las muñequeras o pulseras. Así recientemente Samsung presentó Simband, un dispositivo de muñeca que monitorea la salud del usuario; Lenovo hizo lo propio con el SW-B100; y Microsoft, en tanto, lanzó su primer elemento “usable”: Band, una pulsera que mide la actividad física y los hábitos de sueño, entre otras.

Mucho más que anteojos

Los Google Glass han sido sin dudas los wereables más publicitados. Durante este año, numerosas apps se han desarrollado para estos anteojos de realidad aumentada que proyectan todo tipo de información sobre el mundo a nuestro alrededor, como teclados para escribir en el aire (Minuum), hasta la del diario The New York Times, que permite ojearlo mientras desayuna o viaja. Una de las primeras aplicaciones fue desarrollada por un argentino, Jonathan Brizio de 22 años, y fue Color Picker, una app para daltónicos, a partir de un amigo que sufría esa afección.
También la aplicación OpenGlass ayuda a los no videntes a identificar objetos, a partir de internet y de datos previamente cargados.
Hace unos meses Google patentó también sus lentes de contacto “inteligentes” que son capaces de sacar fotos de lo que está viendo el usuario, lo que despertó cierta polémica por los abusos a la privacidad que podrían producirse. Igualmente la empresa aseguró que también había firmado acuerdos con Novartis para usos médicos, como medir y regular el nivel de azúcar en sangre de diabéticos de forma no invasiva.
La decisión de la empresa de avanzar en el negocio de los GoogleGlass la dan sus acuerdos con Ray-Ban y Oakley para brindar más estilo a su producto. Google ya ha anunciado que no entrará en el negocio “hiper saturado” de los smartphones, pero que sí está buscando compañías dedicadas a la wearable technology para adquirir y entrar en el mercado de la ropa inteligente.
Para 2015 se esperan los GoogleGlass 2, desarrollados con Texas Instruments como socio, que serán una versión más adecuada para el mundo laboral, según trascendidos.

Mercado en ascenso
De acuerdo a un estudio de la consultora ABI Research, la relativa facilidad con la que se pueden compatibilizar smartphones y otros dispositivos electrónicos, el mercado de la tecnología vestible escalará hasta llegar a los 485 millones de dispositivos utilizados para el 2018.
También de acuerdo a una encuesta de la revista norteamericana Forbes, 71% de los jóvenes de entre 16 a 24 años desea utilizar prendas tecnológicas.

 

Personal iTrainer

Los corredores que verdaderamente entrenan, aun los amateurs, cuentan actualmente con una amplia gama de instrumentos y software para mejorar su performance y su entrenamiento. Aquí hay dos áreas claramente definidas: la de la salud y la de material para mejorar la performance del atleta.
En salud se mide el rendimiento del atleta, como por ejemplo las remeras que miden VO2 (volumen máximo de oxígeno) o los cardiotacómetros de muñeca. Pero en verdad, actualmente casi todas las prendas pueden medir distintas variables, desde medias, remeras, vinchas y zapatillas, todas transmitiendo en tiempo real los datos a un celular.
También existen plataformas que monitorean la actividad física de los usuarios, como Google Fit. La idea de Google es que todas las aplicaciones de salud se centralicen para que puedan interactuar con dispositivos móviles, con un énfasis extra en los wearables como los smartwatches. GFit crea un perfil de fitness del usuario con datos tomados de diversas aplicaciones y dispositivos. Algunas de las empresas que se sumaron al proyecto incluyen Adidas, Asus, HTC, Intel, LG, Motorola y Nike
En cuanto a prendas para mejorar el rendimiento deportivo, hay especializadas en facilitar la absorción y evaporación de la transpiración, para mantener la tempearatura corporal, o estar fresco y seco en altas temperaturas. Las prendas también pueden bloquear los rayos UV.
Nike asociada con Apple, se subió hace mucho a esta ola con su Nike+, tecnología que posibilita el diálogo del calzado con un dispositivo móvil (iPod Sport, Sportband, iPhone, Smartphone). Con un simple vistazo, los corredores pueden controlar tiempo, ritmo, distancia recorrida y calorías quemadas.
En el caso de Nike SportBand, la información de la carrera se almacena y visualiza en un enlace USB desmontable, que recibe datos desde un sensor en el calzado, y se puede desmontar de la banda del brazalete Nike+ para conectarlo a la computadora.
Adidas ofrece su entrenador virtual, llamado miCoach, que planifica el entrenamiento a partir de los objetivos del usuario y analiza diferentes variables como la resistencia, la flexibilidad y el sistema cardiovascular. Conectado a un dispositivo con Internet, todos los registros pueden sincronizarse sin necesidad de tener una computadora.
Después de lanzar esta tecnología Adidas presentó miCoach Móvil, app para smartphones que incluye un entrenador con guía de voz en tiempo real. Así se realiza un entrenamiento personalizado y específico del deporte elegido, y puede organizarse un calendario y retroalimentarse el entrenamiento.
La música también se incorporó hace tiempo a las rutinas deportivas: Rusty Wired, por ejemplo, ofrece prendas con auriculares lavables integrados para hombres y mujeres.
Incluso los esquiadores tienen sus accesorios, como las antiparras Z3GPS de Zeal Optics, que permiten ver la velocidad, la altitud y la temperatura ambiente, en tiempo real en el gran display que ofrecen las gafas. Los usuarios puedan transferir toda la información, obtenida por sus antiparras, a su computadora y compartir los datos en Facebook y Twitter.

Glamour Tecno
El avance de la tecnología también está revolucionando el mundo de la alta costura con algunos diseñadores vanguarditas que están explorando estas posibilidades. Tal el caso de la marca Cute Circuit, que lanzó un vestido de alta costura cuyas dos mil luces se encienden cada vez que alguien manda un tweet. Se trata de un diseño creado con ocho metros de seda y más de 500 cristales de Swarovski. Por ahora, es privilegio exclusivo de las pasarelas, pero aspira a llegar a la calle, según informa el diario español El Confidencial. La ex cantante de las Pussycat Dolls, Nichole Scherzinger, lo lució en un evento, y la prensa enloqueció.
“La ropa siempre ha sido utilizada para comunicarse, para transmitir una imagen. Este vestido permite interactuar a las personas de manera más emocional, incluso entre amigos que están lejos”, explicó la diseñadora de Cute Circuit, Francesca Rosella. Otra celebrity que deslumbró con el “vestido twitter” fue Katy Perry, y la tendencia promete no parar.

 

ri1

Relojes inteligentes

Este mercado tuvo un enorme desarrollo en 2014 en el que las principales compañías tecnológicas y las de indumentaria tuvieron sus lanzamientos y desarrollos. Los relojes actuales han pasado a ser mini computadoras que brindan cualquier dato que uno quiera.
Fue el sistema operativo móvil de Google, Android Wear, el que verdaderamente revolucionó la industria. Qualcom, LG, Samsung y Sony, son algunas de las marcas que aprovecharon esta tecnología para sus relojes.
Nike también compite en este segmento. De la mano de Tom Tom, vende su Nike+ Sportwatch GPS, que conecta directamente con nikeplus.com, su comunidad virtual de corredores, con rutas de carreras y pistas alrededor del mundo.
La salud, como dijimos, es una de las principales variables en cualquier dispositivo wereable. LG tiene su reloj Core para fitness y Apple, contrató a expertos de la salud antes de lanzar su iWatch, para medir mejor las variables cardíacas. La marca de la manzana está intentando hacer un mix entre elegancia y modernidad. Su próximo reloj cuidará la estética y será clásico, buscando un público que aún es esquivo a los relojes inteligentes.

En Argentina también existe

La wearable technology ya ha comenzado en Argentina con prendas con iluminación LED, camisetas que monitorizan el ritmo cardíaco y protegen de rayos UV, tintes electrónicos o anteojos que comparten imágenes.
La empresa Dikter., conocida por su marca MacOwens y sus licencias de la francesa CARVEN y SAB, ya utiliza herramientas ERP en colaboración con la tecnológica Softland; al igual que otras marcas como Alpine Skate, Australtex, Carlos Mazzieri, Cladd , Lanera Austral, entre otros.

Tecno-moda

Entre las prendas más novedosas se destaca la camiseta inteligente con pantalla que se sincroniza con el celular para mostrar tweets y contenido dinámico. Otros modelos que se repiten son los botones en la manga para manejar el iPod y iPhone, así como tintas luminiscentes y pantallas LED flexibles.
Otro accesorio muy útil y popular son los guantes que permiten manejar las pantallas táctiles. Uno de los más sobrios son los de Agloves, confeccionados con hilos de plata y nylon, que los hace reaccionar ante display táctiles.
La trancisión hacia la vida nocturna y la industria del entretenimiento está abriendo nuevas posibilidades. Por ejemplo los “Pocket tweet” que pueden mandar mensajes que se reflejan en la remera del que lo reciba. Las remeras “electroluminosas” aparecieron en festivales como el Electric Daisy Carnival o el Lollapalooza. Las marca Michael Graziano Clothing trabajo con este tipo de remeras para artistas como Deadmau5, Coldplay y Andy Moor.
Microsoft, junto con la diseñadora Asta Roseway y Sheridan Martin Small, desarrollaron un vestido confeccionado en papel de arroz, equipado con una laptop, cuatro placas de circuitos y un proyector. Así cuando el usuario escribe un tweet, este se proyecta en la falda, para que todas las personas puedan verlo. “El vestido apunta al futuro. Un futuro donde literalmente, las personas mostrarán y llevarán lo que escriben. Nuestras palabras están afuera, son nuestras”, explicó Roseway.
Apple, también quiere posicionarse en este mercado. Así contrató a Paul Deneve, ex CEO de Yves Saint Laurent, como jefe de Productos Especiales, vinculado al lanzamiento de su iWatch.
Pero lo último en “glamour tecno” son las joyas digitales, que también tienen la posibilidad de interactuar y cambiar su fisonomía y color.

 

 

 

 

No hay comentarios