El BCRA ya absorbió toda la «herencia» de exceso monetario

En un contexto de caída del consumo y nivel de actividad contrayéndose surge la discusión sobre el nivel de la tasa de interés, propone un informe de la consultora Economía & Regiones. Desde varios sectores, e inclusive desde el ala política del gobierno, se argumenta que el actual nivel de [...]

En un contexto de caída del consumo y nivel de actividad contrayéndose surge la discusión sobre el nivel de la tasa de interés, propone un informe de la consultora Economía & Regiones. Desde varios sectores, e inclusive desde el ala política del gobierno, se argumenta que el actual nivel de tasa de interés fijado por el BCRA (37.5%) atenta contra la actividad económica.

La autoridad monetaria ha decidido regular la tasa de interés (y no la cantidad de dinero) para conducir de la política monetaria y encabezar la lucha para bajar la inflación. Esta decisión de Federico Sturzenegger está avalada tanto por la teoría como la evidencia empírica, ya que se debe elegir la tasa de interés (cantidad de dinero) como instrumento idóneo para controlar la inflación cuando el mercado de dinero (el mercado de bienes) es la fuente de inestabilidad. Claramente, la demanda de dinero y el mercado monetario son las principales fuentes de inestabilidad en Argentina. Punto para el BCRA.

El punto es que el BCRA heredó un exceso de dinero de 4% del PBI ($200.000 MM) que debía ser absorbido (con la apertura del Cepo) para evitar una híper inflación. Este sobrante de dinero había surgido de la monetización del déficit fiscal en presencia del Cepo. Por consiguiente, no hay duda que esa deuda debería estar en cabeza del Sector Público Nacional y no del BCRA.

Sin embargo, Hacienda ignoró y se desentendió del problema del exceso de pesos, metiéndole al BCRA toda la presión para absorber ese sobrante de dinero con un instrumento de corto plazo como las LEBACs.

En otras palabras, el actual nivel de tasa de interés es resultante de la política prescindente de Hacienda, que obliga al BCRA a elevar fuertemente la tasa de interés para colocar a “mansalva” deuda de corto plazo para equilibrar el mercado monetario.

En este marco, el BCRA absorbió -$136.282 MM de base monetaria colocando LEBACs. Si al efecto contractivo de las LEBACs se le agrega el efecto contractivo de la inflación y de la devaluación, el BCRA ya eliminó todo el sobrante de dinero. De hecho, el BCRA ha absorbido M1 “de más”, ya que el sobrante de dinero ha pasado de +$200.000 MM a -$29.880 MM a fines de abril.

Siguiente nota

Preocupa la frágil Economía Mundial

mar May 10 , 2016