¿Frondizi como nueva épica?

En la campaña copó las calles y las redes sociales con el hashtag #EsoEsDesarrollo y los clásicos anteojos de Frondizi. Tanto él, como muchos de sus ministros se dicen desarrollistas. ¿Es posible construir una mística del desarrollismo cuando casi nadie sabe qué fué? ¿Puede el desarrollismo aggiornarse y ser un hito [...]

En la campaña copó las calles y las redes sociales con el hashtag #EsoEsDesarrollo y los clásicos anteojos de Frondizi. Tanto él, como muchos de sus ministros se dicen desarrollistas. ¿Es posible construir una mística del desarrollismo cuando casi nadie sabe qué fué?

¿Puede el desarrollismo aggiornarse y ser un hito superador del «idealizado setentismo» que impuso el gobierno los últimos años?. Lo cierto es que el Presidente Mauricio Macri ha sido coherente siempre en nombrar a Frondizi como su mentor político, un nacionalista, lejos de los neo liberales a los que apuntaba siempre la ex presidente.

El 24 de julio de 1958, el presidente argentino Arturo Frondizi lanzó lo que llamó «La Batalla del Petróleo«, un plan con el objetivo estratégico de alcanzar el autoabastecimiento de hidrocarburos. Muchos dicen que ese y otros «atrevimientos» sellaron su suerte con los militares. Para muchos el desarrollismo fue el mejor intento de Argentina de ser una potencia, pero para la gran mayoría es algo inexistente.

La fecha del 24 de julio, olvidada en el tiempo, fue desempolvada este año por una agrupación del PRO denominada Desarrollismo Joven, que la aprovechó para lanzar una campaña en la vía pública y en las redes sociales, en la que utilizaron el hashtag #EsoEsDesarrollo.

Cartel con los inconfundibles lentes de Frondizi.
Cartel con los inconfundibles lentes de Frondizi.

Los Jóvenes Desarrollistas, responden políticamente a Rogelio Frigerio, nieto de su homónimo que fue y es el otro «bronce» del desarrollismo.  «El desarrollismo simboliza para nosotros la preocupación por los problemas estructurales del país, la visión de largo plazo, que es lo contrario de las prácticas populistas de los doce últimos años de gobierno kirchnerista«, asegura Mauricio Colello, presidente de la agrupación Jóvenes Desarrollistas.

«La visión estratégica que tenían Frondizi y Frigerio es lo que necesita nuestro país para resolver sus problemas y superar la desigualdad y la falta de oportunidades», afirmó Colello. «Mauricio Macri representa el cambio respecto del populismo kirchnerista y un comprimiso genuino con el desarrollo nacional«, concluyó.

Pero, ¿qué es el desarollismo hoy?

El desarrollismo -como teoría económica- sostiene que el deterioro de los términos de intercambio en el comercio internacional, con un esquema centro industrial-periferia agrícola, reproduce el subdesarrollo y amplía la brecha entre países desarrollados y países subdesarrollados (Algo cierto, pero un poco a contrapelo de lo que estuvo sucediendo con la emergencia de China y la demanda de materia prima).

Como consecuencia de ese diagnóstico, el desarrollismo sostiene que los países «no desarrollados» deben tener «Estados activos», con políticas económicas que impulsen la «industrialización», para alcanzar una situación de «desarrollo autónomo» («Industrialismo»: acertado, pero quizás demasiado ligado al S.XX y no a la Economía del Conocimiento).

 

Lo original del desarrollismo económico (estructuralismo) fue el cuestionamiento que hizo de la teoría clásica del comercio internacional -apoyada en el principio de las ventajas comparativas- para destacar el fenómeno del deterioro de los términos de intercambio y las transferencias de valor en favor de los países industrializados y en perjuicio de los países con economías primario-exportadoras (centro-periferia y Tesis de Prebisch-Singer).

 

Gobierno de Arturo Frondizi

El desarrollismo fue llevado a la práctica por primera vez en el mundo durante la gestión de gobierno de Arturo Frondizi en Argentina (1958 – 1962) (un político que había renunciado a la UCR y hecho la UCR-Intransigente) quien, con un grupo de colaboradores, entre quienes se destacaron Rogelio Frigerio, Marcos Merchensky, Isidro Ódena y Ramón Prieto, elaboraron el Programa Nacional de Desarrollo, que incluyó el autoabastecimiento de petróleo, carbón y acero, creó las industrias petroquímica y automotriz, y logró niveles de capitalización interna que nunca se volvieron a repetir en Argentina. Se le dió un rol fundamental a la educación, priorizando la Técnica, hasta niveles universitarios. Se fomentó la bio tecnología, la computación, la física atómica, en un ámbito creativo e innovador en las universidades.

Luego del golpe de estado que derrocó a su sucesor, el radical Illia, quien había continuado en silencio muchas de sus mejores políticas, tomó el poder Onganía, admirador de Franco, quien hizo detener y golpear a profesores y estudiantes en «La Noche de los Bastones Largos«, además de destruir computadoras. La gran mayoría de profesores y estudiantes se exiliaron, engrosando las agencias de desarrollo e innovación de Estados Unidos que dieron un salto cualitativo.

Luego de la experiencia de Frondizi, Brasil siguió un camino parecido. Frondizi tuvo el raro privilegio de haber sido elogiado tanto por el «Che» Guevara, como por John F. Kennedy y otras personalidades mundiales.

Pero la pregunta es: ¿puede una persona tan pragmática ser idealizada?. Las nuevas generaciones seguramente nos sorprenderán.

Siguiente nota

Todesca: “El daño causado al INDEC, en algunos casos es irreparable”

Jue Ene 7 , 2016